Rompiendo mitos

10 Tapas sanas para disfrutar del verano sin remordimientos

Compartir en redes sociales

Ya está aquí el buen tiempo y con él, llegan las visitas a la terracita del bar y al chiringuito de la playa. Y claro, la costumbre de la caña y la tapa es todo un ritual al que resulta difícil renunciar.

Seguro que más de uno de vosotros le ha dicho al camarero alguna vez eso de “no me pongas tapa que estoy a dieta”. Pues bien, resulta que es posible volver del bar sin remordimientos y sin kilos de más. Porque sí, existen las tapas sanas.

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) ha publicado un ranking con las 10 tapas más saludables del verano, ¿necesitas alguna ideal para tapear esta tarde? ¡Atento!

  • Las banderillas

¿Una tapa con solo 50 calorías? Pues sí, ese es el aporte calórico de una banderilla, uno de los aperitivos más clásicos de nuestra geografía. Las anchoas y boquerones son ricas en ácidos grasos y, las cebolletas y pepinillos, destacan por sus propiedades antioxidantes.

  • El gazpacho

Un vaso estándar de gazpacho (125 ml) contiene entre 75 y 85 Kcal, posicionándole en el puesto número 2 de nuestra lista. Su ingrediente estrella, el tomate, es rico en licopeno, un antioxidante natural que ayuda a proteger nuestra piel.

  • Salpicón de marisco

El marismo es una fuente de proteínas de alto valor biológico, lo que ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares. Además, es un excelente protector contra el cáncer de esófago y próstata. ¿Lo mejor de todo? Una ración media de 100 gramos, equivale a 100 calorías.

  • Sepia a la plancha

Continuamos con los moluscos para hablar de la sepia: un alimento rico en fósforo y potasio, además de ser una buena fuente de proteínas sin demasiadas grasas. Una tapa de 100 gramos, contiene 106 Kcal de pura energía.

  • Mejillones

Los amantes de los mejillones están de suerte: no solo puedes pedirlos al vapor, ¡también en vinagreta! Aproximadamente, un mejillón en vinagreta nos aporta 60 calorías. Pero, además, es un plato rico en hierro, lo que favorece el desarrollo del feto durante la gestación.

  • Revuelto de champiñones al ajillo

Uno de los clásicos por excelencia: una tapa completa que nos sacia y nos carga las pilas. ¿Eres de los que no puede vivir sin pan? ¡También puedes incluirlo! Porque una tapa de 100 gramos y una rebanada de pan, equivalen a únicamente 130 calorías.

  • Pimiento relleno de balacao

Por unidad, el aporte calórico de esta suculenta tapa es de 140 Kcal. Los carotenos y la vitamina A del pimiento protegen nuestra piel, algo esencial para estos días en los que el sol empieza a hacer de las suyas.

  • Pulpo a la gallega

Seas del norte o del sur, el pulpo es una de nuestras tapas sanas más míticas, y renunciar a ello es casi un sacrilegio. Pues bien, estamos de enhorabuena, porque además de ser bajo en calorías (solo 140 kcal por 100 gr), es rico en yodo, lo que favorece el crecimiento y desarrollo cerebral.

  • Atún con pimiento de piquillo

Seguimos con los productos del mar para hablar del atún, uno de nuestros alimentos más característicos y suculentos. Rico en proteínas y con un bajo nivel de grasas, una ración con pimiento y acompañada por una rebanada de pan supone 156 Kcal.

  • Jamón ibérico con tomate

De todas las tapas sanas que te hemos presentado hasta el momento seguro que echas una el falta: el jamón. La tapa nacional por mérito propio aporta alrededor de 150 Kcal. El jamón es una fuente perfecta de vitamina B y, gracias a su contenido en ácido oleico, protege nuestra salud cardiovascular.

¿Y para beber?

Está claro que toda tapa necesita un acompañante para beber. ¿Cuáles son las más saludables? El primer puesto de esta lista lo ocupa el té con hielo, una opción muy refrescante y con propiedades antioxidantes.

Si eres incapaz de renunciar a la cervecita, puedes optar por combinarla con limón o gaseosa, lo que rebaja sustancialmente sus calorías y la convierten en una opción de lo más sana. ¿Eres más de vino? En ese caso opta por la variedad de vino tinto, ya que además estarás ayudando a tu salud cardiovascular.

Como ves, es posible continuar con nuestra vida social sin renunciar a los placeres de nuestra gastronomía, algo que también promulgamos en las recetas de nuestro libro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *