Salud y deporte

Cheat meal…¿una moda pasajera?

 

Seguro que has sentido alguna vez que el mundo está en tu contra cuando te planteas hacer dieta: bollería rondando por la oficina, picoteos por aquí, quedadas en el bar por allá…las tentaciones son constantes. Evitar comer lo que no se debe no es tarea fácil, y a veces puede llevarnos a la frustración.

Si estás al día de las últimas tendencias nutricionales, sobre todo si eres seguidor del mundo fitness, te sonará el concepto de “cheat meal”, también conocido como comida trampa.

Pero, ¿en qué consiste exactamente? ¿tiene consecuencias positivas o negativas? ¿cuál es la manera correcta de realizarlo?

¿Qué es el cheat meal?

El cheat meal consiste, a grandes rasgos, en saltarse la dieta una vez a la semana y comer lo que nos apetezca durante la comida o cena. Ahora bien, su finalidad no es comer hasta reventar e ingerir cuanta comida basura podamos, sino que está pensado para liberarnos psicológicamente de la dureza de las dietas.

 

¿Tiene consecuencias positivas o negativas?

A priori puede parecer que comer lo que nos dé la gana (aunque solo sea un día a la semana) solo puede tener consecuencias negativas, tales como la acumulación de grasa, la ruptura de la rutina, la probabilidad de caer con mayor facilidad en las tentaciones venideras…sin embargo, saltarse la dieta repercute positivamente en varios aspectos:

  • Psicológicamente hablando, ayuda a reducir la ansiedad que produce el control estricto de la dieta, nos permite darnos un respiro y “premiarnos” por el esfuerzo realizado.
  • Acelera el metabolismo, ya que, si hemos acostumbrado a nuestro cuerpo a comer bien, una comida inesperada provoca que el organismo recoja mejor los nutrientes. Además, favorece la termogénesis, proceso que acelera la quema de grasas.
  • Aumenta la concentración de leptina, una hormona vinculada al desarrollo de la obesidad. La leptina nos ayuda a controlar el apetito, mantener el peso corporal, e incrementar el gasto metabólico.
  • Recarga nuestra energía, sobretodo en dietas hipocalóricas en las que se disminuyen los carbohidratos. La comida trampa puede resultar de gran utilizar para reponer los depósitos de glucógeno, encargados de transportar a los músculos la energía que necesitan.
  • Un estudio realizado por la Universidad de Tufts y publicado por Huffingtonpost, reveló que el 95% de las personas que lo realizan logran resultados mucho más efectivos en su dieta.

 

¿Cómo ponerlo en práctica correctamente?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de una sola comida trampa, no de un día trampa. Si en esa comida ingieres más calorías de las que tu cuerpo necesita en un día entero, el exceso de calorías sí que contará en la báscula semanal y te pasará factura. Es decir, te puedes comer una pizza, pero no tres.

Puedes escoger el momento del día que prefieras: desayuno, merienda, cena…y comer los alimentos que te apetezcan, que no tiene por qué ser necesariamente comida basura. Eso sí, sé inteligente: si, por ejemplo, tu dieta es baja en carbohidratos, aprovecha para introducirlos en esa comida.

El cheat meal normalmente se asocia a una comida o cena del fin de semana, pero no tiene por qué ser así. De hecho, lo ideal es hacerlo un día que vayamos a realizar alguna actividad deportiva, ya que así aprovecharemos el exceso calórico para tener más energía y reponer nuestra musculatura.

Y, sobre todo, sé cuidadoso con el resto de comidas. El hecho de saltarse la dieta solo tiene efectos positivos cuando el resto de días la cumplimos. Si no, no sirve de nada.

Si tienes alguna duda, no dudes en consultarnos. Estaremos encantados de atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *