Rompiendo mitos

Los errores más comunes cuando hacemos dieta

 

Si eres de los que se pasa el día comiendo pollo y pavo, pero no consigue adelgazar ni a tiros, tenemos algo que contarte: cuando queremos ponernos en forma no todo vale, hay errores que pueden boicotearnos y alejarnos de nuestro objetivo. Coge papel y boli, ¡que empezamos!

 

  • Querer correr un sprint

Si eres de los que hace dieta cambiando el chorizo por el pavo durante unas semanillas, caerás en el temido “efecto rebote”: volverás a recuperar (e incluso aumentar) los kilos que perdiste en cuanto vuelvas a tus comidas habituales. En lugar de intentar adelgazar tan rápido como el mismísimo Flash, piensa en lo que comes y en qué debes cambiar para configurar unos hábitos de vida saludables.

 

  • Contar las calorías

¿Eres de los que cuenta las calorías de todo lo que come? ¡Error! No son iguales las 500 calorías que nos aporta un bollo con nata y chocolate, que 500 calorías en frutas y verduras, ¿no crees? Debes ir un paso más allá y fijarte en la información nutricional. Escoge alimentos bajos en grasas saturadas y aumenta los que aportan fibra, vitaminas y minerales.

 

  • Apuntarse a todo lo “light”

Algo bastante habitual cuando hacemos dieta es hacer la lista de la compra en modo light. ¡Pero ojo con esto! Según las recomendaciones de CECU, un producto light es aquel que aporta menos calorías que su versión original; o sea, que engorda menos, pero engorda. Como te hemos dicho antes, lo importante es mirar los componentes del producto.

 

  • Saltarse el desayuno

Es un error pensar que si nos saltamos el desayuno recortaremos las calorías diarias y perderemos peso más fácilmente. La realidad es que el resultado será todo lo contrario: los niveles de azúcar en sangre empiezan a descender después de 3 horas sin ingerir alimentos y, cuando superan las 5 horas, caen en picado, haciendo que comamos lo primero que pillemos. Recuerda: el primer requisito para que una dieta funcione, es no pasar hambre.

 

  • Dejar de comer pan “porque engorda”

¿Qué habrá hecho el pan para que la mayoría de gente lo elimine de su vida? ¡Con lo rico que está! El pan nos aporta hidratos complejos de absorción lenta, proteínas de origen vegetal, y apenas tiene grasa. Según las recomendaciones de la OMS, es recomendable consumir entre 275 y 375 gramos de hidratos al día, por lo que el pan está más que permitido en una dieta saludable. Eso sí, sin pasarse con las cantidades y eligiendo las versiones integrales.

 

  • No beber suficientes líquidos

Seguro que has oído más de una vez que hay que beber unos 2 litros de agua al día. Y si queremos perder peso, no hay que tomar esta recomendación en balde. El agua no solo nos sacia, sino que además un cuerpo hidrato quema más calorías en reposo. Además, una reciente investigación, publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition, ha demostrado que las personas que beben más agua adelgazan más rápido que las que no lo hacen.

 

  • Renunciar a los caprichos

No tenemos que ver las dietas como una cadena perpetua, hay que reconducir nuestra manera de comer y consumir alimentos saludables, pero no es necesario renunciar a los pequeños placeres. Puedes permitirte algún que otro alimento prohibido una vez a la semana sin sentirte mal, ¡disfruta! Al hacerlo, eliminarás la tentación el resto de la semana.

 

En definitiva, es un error intentar hacer dieta en tiempo récord. Solo modificando nuestras costumbres conseguiremos llevar una vida saludable y, te lo aseguramos por experiencia, los resultados vendrán solos.

Si quieres compartir tu experiencia con nosotros o hacernos alguna consulta, no dudes en escribirnos, ¡resolveremos todas tus dudas!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *